05
Mar
10

ARTIFICIOS Y EL ARTE DE SABER NO ESTAR


 

      ARTIFICIOS Y EL ARTE DE SABER NO ESTAR
              (Por Gina Martínez-Vargas Araníbar)

Muy a mi pesar llegué a la Vernissage de arte del barrio gótico de Barcelona,  con mi amiga rusa Tatiana Kruvchenko, pero pronto fui descubriendo que me podía ser de mucha utilidad. Su estilo a lo Old Star en rebajas, su mirada perdida e indefinida, de estar mirando sin mirar, como recién acabada de bajar de una nave espacial extraterrestre, como perdida, bohemia y advenediza, arrastrando un poco las palabras y dando aspecto de caótica alcoholizada, me hicieron suponer, que bastaría presentarla, para que todos se fijaran en su exotismo y vinculándome con ella, quizás  yo podía recobrar un poco mi fama de asistente, solidaria con el arte y también con esas amistades artistas y a veces un pelín extravagantes que empiezan a descollar.  Sin embargo; anhelaba terminar yéndome por alguna pequeña y maltrecha puerta de la trastienda, huir de ese desconcierto, como la estela de un perfume zigzagueante que estuvo y no está, y tal vez hasta terminar diciéndome a mi misma la célebre frase de Rimbaud: “Yo es otro”;  yo,  puestos a pensar, que siempre había ido como buscando alter egos, sustitutos que me permitieran vivir otras vidas, gente que apañara un poco mis ausencias de apariencia inesperada, unos espejos que hablaran de mi sin tener que mencionarme.

Miré de refilón a la Kruvchenko y pensé que estaba estrafalaria, parecía ausente, cubiertas sus formas en tules, algo de cristalino y humo de tabaco tenían sus ojos, por eso pensé que todas las formas de la ausencia, tenían un poco su aspecto, su imprecisa vaguedad y su aparente formato de no pertenecer a ninguna parte, de no encajar ni aquí ni allí, sin embargo, era básicamente sensorial y emocional, un poco las partes de mi misma que yo había pasado la vida entera por intentar domar  con meditaciones trascendentales, relajación y tomas de conciencia elementales,  que me habían ayudado a controlar impulsos y venenosos exabruptos, en contadas ocasiones… Había llegado mi momento de jugar, de tomarme la vida en broma, de intentar escabullirme aprovechando el éxtasis que suelen provocar algunas obras de arte, los exquisitos canapés, el rincón de las bebidas, la multitud en la galería Dampier. Eh allí, la excusa perfecta, pero debía aguardar que la Kruvchenko se sumiera en una nube, que empezara a flipar con algo, en ella era fácil, amaba el arte, estaba fascinada creyendo que en cualquier momento iba a salir en portada de algunas revistas, que su atuendo atraería a los flashes  como a las moscas, el dulce, la muerte y lo que empieza a fermentar y a cambiar su esencia.

Me dejaba llevar por los matices de lo transitorio, sin ganas de intercambiar palabras con el gentío risueño y de apariencia feliz, yo misma apenas me dejaba seducir por los comentarios de la kruvchenko, intentando seguir la estela de su mirada embarrada en un negro rimmel de pestañas, que parecían seguir marcando el ritmo de sus palabras, yo hacía de acompañante fiel de mi amiga un tanto majareta y delirante, ansiosa siempre de ser vista, de poder lucir sus atuendos, sus extravagancias, pero en realidad éramos totalmente distintas, yo muy pocas veces estaba cómoda en ciertas multitudes, habían días de tener la vena gregaria y otros en fin, que habría deseado ser transparente. Al instante se nos acercó una vieja amiga catalana que no me reconoció por suerte: Fina Andréu, encargada de eventos y con cierto radar de intuición femenina que nunca falla,  nos dijo en catalán:

“Esteu còmodes aquí?. Desitjan tan mateix alguna guia que els expliqui?”. A mi negativa de cabeza, la encargada nos siguió interrogando con su habitual y exquisita educación y  continuó: “Més enllà podeu fer servei de l’ho que vos agradi senyores…”

—Gracias —dijo la Kruvchenko cerrando levemente los ojos, un tanto cansada de andar de arriba abajo,  halagada y empecinada en destacar a un mismo tiempo.

Desde entonces nuestra visita se tornó mucho más errática y desconcertante. Y mientras mi amiga Tatiana parecía buscar los objetivos de los flashes, yo intentaba encontrar alguna pintura interesante por aquel recinto, ella iba de diva en decadencia y yo de espectro de salones de exposiciones de arte… Ella parecía llevar los amarillos de las primaveras y yo los grises de las tardes de enero. Yo tenía la extraña necesidad de volver a jugar y tomarme la vida en broma, ella deseaba al parecer ser muy tomada en serio y no ser olvidada en alguna foto de algún vespertino local. Se acercó una chica hacia nosotras, otra encargada de eventos posiblemente y nos preguntó a Tatiana y a mi nuestros nombres y apellidos, que tomó muy tranquilamente, porque como nos anunció dentro de unos breves minutos al parecer se iban a rifar entradas gratuitas a conciertos, regalos o alguna escultura para los asistentes. Tatiana dio sus nombres y apellidos, yo no tuve tiempo de inventarme alguno y tuve que dar los míos, por ser los que tenía más a mano.

Cuando mi amiga me dijo que debíamos ir un rato a los lavabos, la acompañé y nos retiramos brevemente de allí, hacía calor en el ambiente y de pronto entre todo el barullo oí por megafonía que me llamaban, decían mi nombre, me quedé muy desconcertada y le dije a mi amiga por detrás de esa puerta: “Me llaman, ¿lo has oído?” y me respondió gritándome: “Tenemos que acercarnos allí” me pareció oírla desde  un fondo lejano. Con aquella sensación de provisionalidad y escapista prestidigitadora miré a diestra y siniestra y pensé que podía pasar de incógnita, nadie lleva su nombre marcado en la frente y mirando a toda esa concurrencia que se aglomeraba en cierto lugar pasé mirándoles a todos con cierto descaro, mientras volvieron a mencionar mi nombre, abandoné en los lavabos de aquella fría galería a la Kruvchenko y me volví antes de abandonar súbitamente, por si me había visto o salido ya, pero no me vio, estaría encerrada aún.

Al llegar a la calle fui conciente de mis ansias de renuncias irrefrenables, de perder pudiendo ganar, un impulso desconocido me había llevado hasta allí, un frío helado me trajo a la realidad, era febrero y por las calles se oían unos festejos por  carnavales, y una multitud de danzarines recorría las calles vestidos con atuendos luminosos y festivos, bastante carnavalescos, mientras se tocaban unos tambores y bailes made in Brasil, yo debía bajar hacía el aparcamiento, pero en cambio avancé unas calles más arriba, y de pronto un acto reflejo me llevó a mirar hacia esa puerta de la galería Dampier  del barrio gótico, cuando me pareció distinguir a lo lejos a la Kruvchenko, mirando a un lado y a otro, al encontrarme con los danzarines yo le pedí a un muchacho adolescente que me prestara su máscara, era una hermosa máscara veneciana, la miré levemente y me la puse uniéndome a esa marcha carnavalesca, enseguida un Pierrot se despojó de su atuendo de rombos multicolor y me lo dio, no lo podía creer, pero en segundos me había unido y convertido en una paseante anónima y  activa carnavalesca de aquella celebración, yo estaba alucinando, aquella marea me impulsaba a seguir y seguir, provista de mi máscara veneciana y mi traje de Pierrot, pasé por la puerta de la galería Dampier y Tatiana expectante y cubierta  de su abrigo de piel, estaba detenida en aquella puerta indecisa y turbada, mirándonos pasar,  la miré y le envié unos besos volados sabiendo que ella jamás me reconocería detrás de aquella máscara y disfraz, y ella reparó en mi con un pañuelo en su mano, y me dijo adiós, supuse que me estaría buscando e iría después hacia el aparcamiento para cerciorarse si yo ya me había marchado de esa galería. Me dio un vuelco el corazón poder pasar desapercibida de ella y de todos, desaparecer para todos era en verdad fantástico, alucinante, pero una gamberrada insólita dentro de todos los absurdos que pudiera vivir alguien alguna vez.
 
Cuando llegamos a la esquina de la misma calle, me volví a mirar hacia Tatiana y ya no la vi,  entonces me deshice del traje de Pierrot y se lo di a otro bailarín, corrí fuera de esa gran multitud de danzarines alegres y festivos y ni siquiera reparé que aún llevaba mi mascara veneciana cubriéndome el rostro, bajé al aparcamiento y no encontré a la Kruvchenko, allí estaba mi coche, pero no podía irme sin ella. Muerta de frío me metí al primer bar que hallaron mis ojos, la máscara era bella y me quedé mirándola con cierta tristeza de un final de fiesta, reteniéndola entre las manos, grande fue mi sorpresa al descubrír que mi amiga Tatiana Kruvchenko, estaba sentada en una mesa tomándose un café, le di una palmadita en el hombro y volviéndose  grito una sarta de  palabras irrepetibles de sorpresa y enfado… Miró la máscara que llevaba en mis manos y preguntó:

¿Y eso?
Un regalo de un Pierrot carnavalesco que pasaba cerca.
Ya, uno que mandaba besos…¿Un regalo? . Eso creía yo que te habías ganado en esa galería cuando te fuiste a mirar el premio y desapareciste. Mira — me mostró una escultura envuelta en un papel de regalo, que parecía “El Pensador” de Rodín, pero en otra pose y tallado en madera.
Me gusta, es muy bonita, ¿y es mía?.
No, era tuya, ahora es mía, la recogí yo en tu nombre. ¿Y tú donde estabas ah?. Ya me verás mañana en las fotos del diario “Culturnet”
¿Yo?,mm… Bailando en los carnavales…
Sí, —dijo ella irónica—Y vestida de Pierrot mandando besos, ¡¡vaya hombre!!…Y una que es tonta y se lo va a creer.

Barcelona, 05 de marzo, 2010.
Safe Creative #1104048894368
http://www.safecreative.org/work/1104048894368.
OBRA REGISTRADA Y PROPIEDAD INTELECTUAL

Anuncios

6 Responses to “ARTIFICIOS Y EL ARTE DE SABER NO ESTAR”


  1. 1 Nuria
    5 marzo 2010 en 6:53 pm

    Gina, hay algo de mágico en tus escritos que me encantan, este me ha gustado mucho, juegas con el encanto de evadirte de ti misma, y le das a tu escrito un toque de gracioso y a la vez algo de perverso. Yo encantada de leerte.
    un abrazo.
    Nuria

  2. 3 Anthony
    5 marzo 2010 en 6:57 pm

    Hola:
    Me parece que te diviertes escribiendo y eso es importante, creo explotas tu vena cómica y traviesa también. Felicitaciones, me ha gustado mucho.
    Anthony

    • 4 macpik
      5 marzo 2010 en 7:37 pm

      Anthony: Sí, es verdad, muy buena observación, sino me divirtiera quizas no escribiría. Gracias, visitanos más seguido amigo mío. Saludos para ti.
      Gina

  3. 5 marzo 2010 en 9:29 pm

    Gina:
    La evasión es una obsesión de los espíritus creativos. Los escritoras crean atmósferas, diálogos, personajes que los saquen de la realidad cotidiana, los escultores cincelan en los materiales sus emociones, los músicos crean notas y sones que los demarquen de la tierra, los pintores se descuelgan en sus pinceles para crear realidades paralelas…Siento que es un pequeño privilegio tener alma de artista, ya que nos permite subir a naves ínter estelares que nos conducen a paisajes engendrados en nuestros penaamientos, divagar con las emociones, recuerdos, sueños y como en tu caso, te permite “jugar” con tus propias creaciones.
    Un beso querida amiga.
    Tatiana

    • 6 macpik
      5 marzo 2010 en 10:06 pm

      Hola Taty:
      Sí, bueno, la vida no se puede tomarse siempre en serio, yo le agrego mucho sentido del humor, me gusta en cierto modo transgredir esquemas creados, burlarme de ellos, escapar por la tanjente, sortear dédalos insospechados, jugar a las escondidas, crear el sentido del absurdo, soy bastante existencialista a mi modo y río de todo lo que se toma demasiado en serío, por eso será que me gusta sobremanera la Mayeútica, poner toda la ironía posible y experimentar con las posibilidades existentes. Siento que escribo desde un principio, para seguir jugando los juegos que ya me son vedados de adulta y un poco en pos de la recuperación de mi infancia, un retorno a lo lúdico, como la pescadilla que se muerde la cola. Una es lo que es aunque los otros sean distintos y eso me gusta sobre manera. Besos sinceros amiga mía. Hasta otra será sin duda.
      Gina


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


VISITANTES

DERECHOS DE AUTOR Y ESCRITOS REGISTRADOS

Creative Commons License
macpik.weblog
Las figuras pertenecen a la red y los vídeos también, incluyo además algunos artículos de interés con los nombres de sus autores.

Copyscape

Protected by Copyscape Online Copyright Checker

Copyright

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

RED MUNDIAL DE ESCRITORES EN ESPAÑOL

Archivos

CITAS

-"Acostumbrarse es otra forma de morir" (DulceChacón).// -"Las grandes almas son como las nubes, recogen para repartir". (Kalidasa).// -"Arriesgarse es perder el equilibrio momentáneamente. No arriesgarse es perderse a uno mismo". (Sören Kierkegäard).// -"Pocos ven lo que somos, pero todos ven lo que aparentamos". (Nicolas Maquiavelo).// -"La integridad es lo correcto, aunque nadie nos esté mirando". (Jim Stovall).// -"Todo lo que das a otros te lo estas dando a ti mismo". (Anthony de Mello). -//"Quien no comprende una mirada, tampoco comprenderá una larga explicación" (proverbio Árabe) //Ahora rezo por que la verdadera naturaleza de cada ser sea revelada, que cada uno de nosotros vea claramente la verdad inherente y encuentre liberación de las cadenas del sufrimiento y las dificultades impuestas por las limitaciones de nuestra mente.’(Chagolud Tulku) //Lo único que temo de la muerte es que no me permita morir de Amor" (García Marquez)

CONTACTO

macpik4@hotmail.com
marzo 2010
L M X J V S D
« Feb   Abr »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Literatura, Música, Misceláneas, Pasados Imperfectos, Letras, Crónicas del Viento, Letras, Poemas, Meandros, Artículos Cotidianos, Artículos Literarios, Arte, Cine, El Cine de Oro Nunca Muere, Fragmentos, El Artista de Hoy.

VISITANTES DESDE/ 11/ AGOSTO/ 2009

PREMIO ESTRELLA AL BLOG

Por su aporte al Arte y a la Literartura. Entregado por las Chicas del Club de la Buena Estrella 2010.¡Gracias Chicas!.

PREMIO DARDOS:

Según lo dijo Taty, quien me lo entregó, era por fomentar la lectura y la amistad. Gracias Taty. Leerla en su blog: www.secuenciasdelalma.blogspot. com

NO MÁS PREMIOS

Agradezco la buena intención, pero este blog y ninguno otro nuestro, recibirá más premios o estímulos. Gracias. Gina

ESCLAVITUD ANIMAL

VEGANOS EN ACCIÓN

ANTITAURINOS


A %d blogueros les gusta esto: