Archive for the '*ART.COTIDIANOS' Category

07
Ago
10

QUIZÁS ALGÚN DÍA

                                          
QUIZÁS ALGÚN DÍA
(Por Gina Martínez-Vargas Araníbar)

Parece ser que si no hubiera ocurrido la teoría de la evolución estelar del big bang no sabríamos aspectos del universo plano circundate que nos contiene. Yo, si no hiciera las siestas de la tarde y no estuviera tan extremadamente relajada,  no podría saber lo interesante que es la vida. Yo, que nunca moriré del temible  Karoshi  japonés y me alejo cada vez más de arredrar mi arte del to be y de intentar permanecer con una recia personalidad de hierro, donde se destaca mi modo tranquilo y sereno de ser, que tanto desespera a los artistas exaltados y nerviosos del planeta y han empezado a verme casi como un bicho raro, digamos mejor, una joya opalina y quizás una extraña muestra de diamante escaso o en proceso de extinción,  en un mundo de veloz y rauda ebullición en nuestros días…

Quizás sólo comiéndome una cena sienta el gran vértigo y la velocidad del mundo, sin embargo, después necesito saber cosas sobre mi misma y vuelvo a la necesidad pasota del personaje de “The quiet Man”, de Graham Greene, para poder seguir saboreando en profundidad lo que es la vida, guardándome las emociones que desespera tanto a los artistas del big bang, tan explosivo y temperamental. Achaco el cambio a mi favor,  a mi espíritu buscador de senderos muy distintos a mi, a algunos Shangri-lás improvisados  y que gracias a las meditaciones  aquietaron la primigenia mental madness, que progresivamente fuera  frenando un antiguo impulso primario y cavernícola de mis primeros años de adolescencencia, algunos que otros excesos imperdonables y con post arrepentimiento,  que me robaron la paz y la quietud tan anhelada y opuesta al mundanal ruido, donde la utopía de los paraísos perdidos podría llegar a ser una realidad,  incluso con la convicción y la conciencia  de  vernos a nosotros mismos como una divinidad interna,  capaz de desarrollarse en un cuerpo material…Y ser más extraña todavía.

En fin, No hay nada malo en intentar conquistar los senderos desconocidos que quizás por  esa ley que nos suele resarcir,  nos atrae tanto, y es  tan distinta en todo a nosotros. Obrando quizás como una sed desafiante y enigmática, para nuestro espíritu aventurero y fisgón, sin duda. 

Mientras puedo y los calores lo permiten, leo a Yogananda, los “Cuentos de Nueva York” de O’Henry, y tengo deuda con “Los “Buddenbrook” de Thomas Man, que mantengo aparcado hasta nuevo aviso y pendiente de renovar en la biblioteca, difícil empresa intentar el milkshake espiritual, la decadencia de una familia, y la aventura citadina y multicolor del cuento corto de O’Henry.

Ahora que me he cobrado una revancha,  se me ha quedado más tranquila la conciencia, un espíritu de justicia y algo de malicia tengo al constatar que puede que la justicia tarde pero llega. No es mi estilo ir por la vida cobrándome revanchas, pero vaya, que cierto alivio y airecillo fresco me devuelve a mi tranquila y serena vida. De paso he aprendido una lección: la gente que te adula dura poco, a la primera de cambio te lo quitan todo, por suerte no se puede vivir de vanidad y adulación, menos si viene de gente que iba disfrazada de lisonjas porque perseguía algo muy distinto. De momento yo Vine, vi y vencí, a aceptar que todo mal que se hace se paga, aún sin premeditación y alevosía. Ha de ser una ley de la naturaleza y que repara con creces lo sufrido.

Un veranito más para el relax. Quizás algún día encuentres tu fórmula perfecta para vivir igual que yo…Y mientras sirvo un cava de profunda y añeja historia y te digo: ¡¡Salud!!, damos paso a la esperanza de que quizás algún día tú también llegues a tu nirvana particular

Barcelona, 07 de agosto, 2010.

Safe Creative #1104048894146
http://www.safecreative.org/work/1104048894146.
REGISTRO DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL

01
Jun
10

EL SONIDO DE LA VIDA

EL SONIDO DE LA VIDA
(Por Gina Martínez-Vargas Araníbar)

Siempre tuve una suerte de extraño anticuerpo de recurrir a hospitales y médicos, pero a veces cuando ya tienes una cita anticipada, te vas haciendo a la idea, más cuando de esa prueba se esclarecerá el problema inicial de salud, que fue motivo del tedioso trasiego de idas y venidas a un hospital y visitas médicas.

El pasado día 13 me tocó pasar por la prueba del ecodopler y aunque rápida y específica, fue a determinar que la irrigación sanguínea que me llegaba al cerebro era la adecuada, entonces te ponen un gel en el cuello y con el llamado transductor lo van detectando en una pantalla y en 2 colores rojo y azul. El Doppler a color vizualiza el desplazamiento de los glóbulos rojos por las venas en color azul y en color rojo el de las arterias, además de fijar si existe estrechamiento de venas o arterias, según la turbulencia de la sangre y la dirección que toman en su desplazamiento o detectar alguna otra anomalía.

Esa asepsia de los hospitales y los aeropuertos en sus espacios, transmite a su vez una gran frialdad, sólo la idea de que algún mal nos acerca, se puede preveer; una gran monotonía parece vagar por todos los rincones, un espíritu de trabajo, de archivos, historiales y material quirúrgico, bastante especializado, que parece se incrementa según el día, la hora, la estación y hasta la dolencia… En fin.

Por suerte todo ocurrió bastante rápido, mi cita de las cinco de la tarde, muy tranquila y solitaria, me atrevería a decir, pues al parecer era la única paciente esperando en esa sección del ecodopler, y una ves pasado a la consulta y tendida en la camilla, bajo las indicaciones de una enfermera, tras el cruce de saludos de rigor, se presentó la médico encargada del examen y apagó la luz, una razón más para estar relajada en una penumbra bastante agradable. Enseguida procedió a su estudio ayudada de esa gran maquinaria de alta tecnología médica, de pronto oír esos ecos del torrente sanguíneo de mi propia sangre a lo largo del cuello, me dejó una gran curiosidad y asombro a un mismo tiempo, era un sonido maravilloso, lleno de vida y bastante peculiar, lo podría describir cercano al ruido que hace una sirena de ambulancia, pero más tranquilo, igual de impactante, entonces fue cuando pensé que estaba escuchando por primera vez “el sonido de mi propia vida”, y el del torrente de mi propia sangre, esa era la diferencia entre existir y no existir, entre estar en este mundo y no estar en él, y haciendo una relación inevitable, era muy cierto suponer que si nos pudiesen oír a todos los seres que pululan el planeta, todos emitiríamos sonidos espectaculares y de gran magnitud, por tanto éramos y somos unos seres que emitíamos grandes radiaciones eléctricas especiales, con música interior.

Así como hubieron e.mails que pudieron cambiar aspectos de mi vida y nunca llegaron, encuentros inesperados y sin embargo significativos, no sabía que podía haber estado esta prueba, como algo de vital importancia, para llevarme a pensar lo que en teoría sabemos sin haber experimentado, certezas como estas, llamémosles “acústicas”, de lo que somos o formar parte de todo lo que podemos ser en este gravitante y perfecto universo de mundos y astros de elípticas infinitas bastante lejanas, que también conocen y contemplan nuestros ojos en noches estrelladas. Un macro-cósmos imponente. Ello me llevó a la reflexión de que somos réplicas únicas y en pequeño de aquellas constelaciones enigmáticas, coloridas y musicales del gran universo viviente, una gran marea inmersa en sonido donde danzaremos, una suerte de valses vieneses, participando de una gran fiesta de constelaciones micro y macro universales sin par.

En medio de esa gran miríada de sinfonías yo me detuve a contemplar danzar la vida, las partículas del polvo, las ilusiones, los seres, los fantasmas, las nubes, aquel gran conglomerado fabuloso inmerso en esa melopea. Desprovista de apegos, como resistiéndome a aquella gran corriente e intentando detenerme, como un ser dilettante, a observar a través de un ventanal la profundidad infinita del existir…En el silencio cómplice, aún sin desear oír nada de aquellas resonancias y ecos, una sensación de vértigo y marasmo se apoderó de mi, sin lograr evitar en mis entrañas un incesante fluir de sensaciones: era la vida. A menudo me embargaba ante ella, una pesarosa sensación de lo irremediable y que mi ser entendía como el principio de la iniquidad.

Posteriormente al comentárselo a una amiga, que cree conocerme, me dijo: “Ojala recuerdes eso, cuando te hundas en tu lado más oscuro y cuestiones, tus por qués y tus razones de estar aquí, ahora”…Donde estaría enlazada al parecer alguna antítesis de la casualidad, algún milagro que yo nunca había tenido voluntad de comprender, ni haber deseado saber, sobre todo en mis peores momentos. Eran al parecer miles de astros con música y bellas sinfonías—pensé, en una permanente quietud — y un solo agujero negro que me quitaba en ocasiones el aliento y las ganas de vivir, algunas veces era una sensación de ironía socrática y derrota, y otras quizás deseos de jamás haber sido…

Barcelona, 20 mayo, 2010

Safe Creative #1104048894177

http://www.safecreative.org/work/1104048894177.
REGISTRO DE PROPIEDAD INTELECTUAL

17
Oct
09

HABITACIONES FELICES Y CON VISTAS

Windows (2)

HABITACIONES FELICES Y CON VISTAS
(Por Gina Martínez-Vargas Araníbar)

En el intrincado mundo del hombre, parece impensado el acto de confinarse a una sola habitación, pero eso a veces es mejor a degradarse, tomar drogas, perderse en la vacuidad del consumismo, el consolarse comiendo, cuando en realidad, ese tipo de consuelo deviene de una sarta de frustraciones de otra índole, las economías sumergidas, la pobreza imperante, el no haber conseguido objetivos, el desplome de algunos sueños, las ilusiones perdidas y otras rotas quimeras inalcanzables, las insatisfacciones cotidianas, el vacío por la invasión de una atenazante soledad, la incomprensión de aquellos que estando cerca, parecen existir en mundos paralelos, la ineficaz conexión con otros seres de nuestro entorno, los fallos perdurables que suscitan la sensación de irremediables, como si no pudiéramos permitirnos el lujo de fallar, equivocarnos o errar los caminos o nuestras elecciones, las aspiraciones truncadas, con visos de imposibles, todo ello que va dejando un mal sabor de boca y un gran resquemor en nuestro ánimo, en el mundo de nosotros, los mortales y podrían ser causantes de amilanar y aniquilar la sonrisa y el bienestar de cualquier congénere en cualquier tiempo y lugar.

Sin embargo; he hallado indicios de seres que aspiraron o aspirarían tener su propio Wonderland privado en una habitación, —los más interesantes creo yo—, que nada los ha hecho más felices que ser reos de sí mismo, confinados en cuatro paredes, aquellos quienes después de conocer el mundo quisieron por voluntad propia renunciar a él, aquellos quienes después de conocer las felicidades efímeras, las buscaron en habitaciones cerradas para el mundo y decidieron crearse un mundo aparte y quizás lleno de infinitas posibilidades, donde ellos lograron gobernar y reinar en cierto modo, sin llegar a perder la felicidad, la dicha vedada a los ramplones y llegaron a conocer placeres desconocidos e impensados para una inmensa mayoría de personas; aquellos que se llevaron el scalextric con todas sus rutas marcadas a la habitación, como se lleva el mapa michelín de carreteras antes de un magnifico viaje de vacaciones y aguardaron en las estaciones cerradas y confinadas, el paso de los trenes en el tiempo, con las horas del reloj en los andenes, el maletín de los sueños e ilusiones, el abrigo y el agur que anuncia los adioses y los buenos días, al paso de cada tren en la estación de madrugada o medianoche, según se mire, para no perderse ninguno y llegar a tiempo a las citas con la vida, con la presteza optimista de dar en la diana y alcanzar el éxito primero, que no existe tal vez en ningún otro mundo y realizar los viajes hacía senderos llenos de promesas y razones. Quizás en su mundo también existieron la lobreguez de las tardes fragosas de junio, las tempestades añosas, para las cuales ya previeron los paraguas, la gabardina y los pañuelos blancos, para los catarros, las lágrimas o los sudores del pack del cansancio y la inspiración, que conlleva el trabajo que no reporta dinero, ni se espera y raramente asoma hacia el velo de lo infranqueable y traspasa los confines de esas cuatro paredes.

Encontré grandes figuras del pasado, escritores como el mismo Franz Kafka que habría aspirado gustoso hallar un sótano tranquilo, inadvertido y silencioso, para confinarse y escribir lejos del mundanal ruido y recibir la comida en la puerta cada día; quizás su gran deseo frustrado de soledad y aislamiento, porque por escribir y dedicar su vida a ello tampoco se casó, pese a tener etapas más o menos felices y afortunadas con sus novias de entonces, Felice Bauer, fue una de ellas, cuya correspondencia atestigua su estado de gran felicidad, luego tuvo otra novia o amor frustrado con Milena Jassenska y posteriormente con la judía Dora Diamant. La soledad, el desamparo y su derrumbamiento interno, fueron causa constante de su “agobiante observación de sí mismo”, la desesperación y el absurdo se observan con frecuencia en su narrativa, las claves y leyes incomprendidas que rigen el mundo, contra las cuales parece quedarse perplejo, confundido y revelarse constantemente. La norteamericana, Emily Dickinson, es la poetisa y escritora que más férreamente vive su aislamiento del mundo, quien realmente vivió y murió en el anonimato y quien escribió en la sombría estancia de Amherst, en la que Dickinson escribió toda su obra. Durante al menos un cuarto de siglo, no salio nunca de su casa, ni siquiera ya en sus últimos años de su habitación. Respondió una vez a Higginson, su maestro, al preguntarle si había ido a ver a su médico: “No he podido ir, pero trabajo en mi prisión y soy huésped de mi misma”. Otro grande de la literatura, el eximio, Snob y diletante mundano, Marcel Proust, quien cansado del mundo social en el cual se movía a menudo, anhela huir posteriormente después de una larga vida social y de la dolorosa experiencia de la muerte de su madre. Relata como un buen día se sintió un extraño, vacío y ajeno a todo aquel boato y exuberancia que lo circundaba, para dejar de asistir a las invitaciones constantes, inventándose excusas en un principio y evitándolas por completo después,  para vivir recluido en el 102 del Boulevard Haussmann de París, donde pide se recubran de corcho las paredes de su habitación, para aislarse de ruidos y volcarse en su extenso y monumental trabajo por completo, trabajo de gran esfuerzo de memorización e intento de recuperación del tiempo perdido, que le sirvió de aliciente para hallar un sentido real a su existencia, viviendo de noche y tomando mucho café, como lo relataría posteriormente Celeste Albaret, su asistente en esos años y quien estuvo presente en sus últimos momentos de vida.

Friedrich Hölderlin, poeta lírico alemán que se confinó 40 años a sí mismo en Tubinga, escribiendo sus obras y su poesía, incluida su famosa Hiperión, dedicada a su gran amor, una mujer casada con Jakob Gontard, a quien llamó Doitima en su poema Hiperión, dedicándole otros muchos poemas, y cuyo nombre real era Susette. Puedo recordar a un famoso personaje de Melville que se confinó a si mismo en su trabajo de oficina, “Bartleby el escribiente”, incurablemente solitario, llegando a la apatía total y a una gran dejadez para ejercer el trabajo de escribiente para el cual fuera contratado, respondiendo siempre igual y con una gran indiferencia ante los reclamos de su jefe: “preferiría no hacerlo”, quien termina siendo detenido por vago y encarcelado, dejándose finalmente morir de hambre en esa cárcel.

Pero más asombroso y conmovedor que todo historial habido y por haber, es tal vez el confinamiento voluntario y real de millones de jóvenes de hoy en día, llamados los Hikikimori en el Japón de hoy, que juzgo ocurre en cualquier rincón del planeta y cuya tendencia va en aumento. Ello es equivalente a los adolescentes y jóvenes adultos que deciden y prefieren recluirse en sus habitaciones, aislarse paulatinamente más y más, hasta llegar a perder el contacto con sus amistades y hasta con su familia. Es un nuevo fenómeno social que puede darse por desengaños amorosos, con sus colegas o jefes, depresiones, miedos a enfrentarse al mundo, debido a la gran presión que ejerce la sociedad sobre ellos y debido a la vida competitiva y difícil que se presenta, convirtiéndose en parásitos de sus padres y gozando a un mismo tiempo de todas las comodidades, sin esfuerzo alguno, cuyo único contacto con el mundo o los pocos amigos: es el Internet, la televisión y distraerse con los videojuegos, algunos piensan en el suicidio como una vía de escape ante las presiones familiares o sociales, con determinadas fobias inobjetables. Los medios tecnológicos de hoy en día, facilitan el fenómeno y lo hacen mucho más soportable para el Hikikimori, no así para la familia o la forma de volver a integrarlo con la realidad exterior.

Es interesante tener un mundo interior y particular, contar con momentos tranquilos que nos permitan trabajar a gusto y poder aislarse de vez en cuando, pero sin extralimitarnos en ello. Opino que jugar en solitario es extremadamente grato, también lograr ser fieles a nosotros mismos, mucho más el llegar a descubrir que no existen infiernos para los corazones solitarios, y detrás de una ventana también se pueden llegar a vislumbrar, algunos placeres que no conocen los mediocres, sin tener que confinarnos al aislamiento por ello y una especie de encuentro con ciertos paraísos perdidos, imposibles de hallar tan lejos de nosotros mismos.

 Avinyó, Barcelona, 12 de octubre de 2009.

Safe Creative #1104048894122
http://www.safecreative.org/work/1104048894122.
REGISTRO DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL

09
Oct
09

LAS AFINIDADES ELECTIVAS

LAS AFINIDADES ELECTIVAS
(Por Gina Martínez-Vargas Araníbar)

Es muy cierto que no todo es peor con los años cronológicos, claro que con los años se empieza a sentir algún deterioro de la salud física o psíquica, casi todo lo que algún día fue ímpetu desbocado y fortaleza física, se desgasta, va encontrando su cauce, se va delineando dentro de un esquema de madurez, se va pausando para bien el arrebato, se va asimilando inmejorablemente casi todo, hasta las vergüenzas propias de la edad del pavo van pasando inadvertidamente hacia un estado más relajado y templado de tomarse las cosas, el sentido del humor está mucho más presente que antaño, lo cual denota despreocupación y relajamiento, ya nada parece tan tremendo, excepto muy pocas cosas que lo ameriten de verdad, por lo demás creo yo,  es inmejorable el estado de satisfacciones internas a las que se va llegando con los años. Se dice que se adquiere mayor sabiduría con el paso del tiempo y la premisa tiene su gran parte de verdad, pues no sólo el saber estar y lograr tomarse las cosas con calma, son los atributos de los años, sino que gracias a tranquilas y serenas reflexiones, se puede llegar muy lejos, se puede aprender más y mejor, es posible asimilar con cierta paciencia y razonamiento las cosas.

Si alguna vez fuimos coleccionistas de algo, libros, discos, películas, amistades, caprichos, revistas, y hasta de amores (no encajo en este esquema, pero supongo la generalidad es la norma), con el transcurrir del tiempo vamos descubriendo que lo que nos nutre no está en la cantidad, sino más bien en la calidad de las cosas que realmente nos llenan la vida, de las cosas o personas que nos aportan de verdad y nos son gratas, nos dan mas felicidad, más energías y con las cuales nos sentimos más llenos y mejor, en cualquier caso de los amigos de antes, siempre nos quedan menos, pasan con el transcurrir del tiempo como a través de una criba sin sentirlo, sin saberlo, sin proponerlo y al cabo de un tiempo, hasta podemos llegar a sentirnos más solos con nosotros mismos. Todos los estados son buenos. ¡Bienvenido sea un encuentro interior con nosotros mismo!. Como casi nada ocurre al azar y todo parece obedecer a un plan perfecto, a un proceso de nuestro destino, que tarde o temprano nos iba a llegar, encontrarnos o no, con X o con Y, con sensaciones de pérdida y nostalgias por el pasado, no suframos ya, simplemente vivámoslo, aceptémoslo, sepamos atravesar las fases, que como se diría optimistamente: “No hay mal que por bien no venga”, mientras nos sea posible experimentar y procurar entender por y para qué estamos en este mundo.

Nuestra felicidad no va depender de nuestros amigos, vecinos o amores, aunque pareciera que sí, creo que nuestra felicidad sólo va a depender de nosotros mismos, ellos, los amigos (as), amores, encajarán mejor o peor en nuestro entorno, aportándonos o no, lo que de bueno precisemos, lo que de calidad nos otorguen a nuestro bienestar, el no encajar con ciertos patrones, cosas o personas, simplemente nos lleva a conocer y saber más sobre nosotros mismos, a adentrarnos en el trabajo interior que no termina nunca y para el cual el tiempo siempre será breve, escaso e insuficiente. ¿Hemos pensado acaso alguna vez en nuestra Divinidad Interna?, ¿en los siglos que habrá aguardado silenciosamente el momento de hablarnos y susurrarnos las cosas que nos quiere decir?, ¿en el silencio, el trabajo, y el tiempo de prepararnos para ese encuentro con nuestro Interior?, ¿en la real magnificencia de un hecho así?. Esto creo yo, está íntimamente ligado a nuestra felicidad interior, a nuestro grado de satisfacciones más profundas, más verdaderas, que nos conecten con porciones de nuestra alma, sabiendo que está llena de sapiencia y es portadora de un  antiguo poder, que emana de la fuente misma de la creación y aunque creamos lo contrario, nos conoce muchísimo mejor que nadie en esta vida, porque ha viajado con nosotros por todos los senderos, porque nos ha salvado y ayudado, sin siquiera apercibirnos de su magia, de su mano dadivosa en incontables ocasiones, quizás, vida tras vida, minuto a minuto, cual dulce ductriz nos ha guiado, nos ha conducido de la mano invisiblemente, nos ha socorrido y nos ha calmado de tormentas impensadas, trocando nuestras vicisitudes en momentos calmos y más felices.

Creo necesariamente en la sincronía universal y perfecta de esa gran mano guía que nos acompaña en todo momento, creo por la necesidad de no sentirme perdida, abandonada e ignorada de un Dios indiferente, que quiso que existiera y fuera muy conciente de su perfección y sus bellezas paradisíacas;  aunque repetidas veces haya creído estar inmersa en un mundo de Satán, en medio de una gran desolación, con una gran y desesperante sensación de indiferencia, echada a un mundo doloroso y cruel y lo peor,  ya sin remedio, purgando mis pecados, expiando mis culpas ya inconcientes y desconocidas ahora, en esta mi existencia, pagando con saña la sin razón de mis torpezas antiguas, posiblemente  de otras vidas, a ingentes seres ahora desconocidos para mi, y con quienes tal vez debo volver a tropezar, para entregarles lo mejor de mi, para saldar mis cuentas y seguir creciendo en el camino del alma, que permanece invariablemente en la retrospectiva y en el mundo afín de los espejos, por el cual se definió mi senda, aún antes de llegar a aquí.

Barcelona, 09 de octubre de 2009.
Safe Creative #1105069152321

14
May
09

NUESTRAS ASPIRACIONES

flor20de20loto

NUESTRAS ASPIRACIONES
(Por Gina Martínez-Vargas Araníbar)

Nuestra humana condición nos otorga la prerrogativa de aspirar. Bien podemos decir que todos o casi todos somos aspirantes, porque perseguimos alguna finalidad en nuestra vida. Nuestros propios sueños nos convierten en perseguidores de ideales que deseamos concretar.

Ya el insigne pensador Henri Bergson, Premio Noble de Literatura 1927, nos decía en su estupendo ensayo: “La Risa”, que el hombre es precisamente la criatura que entre otras cosas, se diferencia de los animales, por su capacidad de reír. Es esta una buena e incuestionable verdad.

¿Pero tendrá un animal ideales y aspiraciones, que no sean sus usuales apetencias, estrictamente formales para satisfacer sus necesidades primarias?. La respuesta es obvia.

Aspiramos los humanos por la necesidad de ver satisfechos nuestros ideales y objetivos. Aspiramos, porque nuestro nivel de aspiraciones podría ser concretado, porque es posiblemente nuestro asidero para poder crecer mucho más espiritualmente y quizá sólo porque queremos ser mejores cada día.

Existe una variedad de seres en nuestro mundo y mientras mayor sea cuantitativamente la gama de estas personas, mayores serán las diferencias. Desde luego, los habrá conformistas, chatos de miras, mediocres en cuanto al bajo nivel de realización personal etc. Es posible que estos seres estén muy lejos del título y contenido de nuestro artículo; aún cuando posiblemente podría serles de alguna utilidad o al menos, ser la chispa de su oculto y apagado sendero, falto de razón y sustancia.

Comúnmente, nuestras aspiraciones vienen cargadas de esperanzas, es preciso ser fuerte para sobrellevarlas; podremos flaquear muchas veces en el camino de realizar nuestras aspiraciones, pues siempre tendrán la similitud de una joya lejana y serán caras, se nos aparecen como retos fulgurantes y nos animará o nos abatirá la ironía de su rutilancia al presentársenos. Y cuando nos proponemos alcanzarlas se polarizan nuestros estados. Somos fuertes y eufóricos cuando nos ideamos conseguirlas; luego, somos pesimistas cuando nos está costando el obtenerla y se nos presenta distante, cual espejismo para nuestros denuedos. Es tremendamente insufrible la idea de perderla, y nuestro punto de mira se convierte en ambición.

Es preferible tener la psicología de triunfador, porque la aventura resultará algo más que un desafío y porque se estará dispuesto a volver a levantarse si se es vencido, y no plantearse la alternativa de que deja o se apoca ante la valla del camino. Éstos jamás verán cumplidas sus aspiraciones.

Hace poco me hizo reflexionar un pensamiento de Harold Nicholson, el cual dice: “Cada uno tiende a juzgarse a sí mismo por sus ideales, pero juzga a los demás por sus actos”, cuánta certidumbre encierran estas palabras, aunque en principio, uno debería obviar estos juicios, a no ser que pudiesen serle a uno mismo de utilidad, para mejorar o enmendar errores.

Nuestras aspiraciones, son y pueden ser muchas, debido a nuestras propias tendencias, son cabalmente aquellas metas que acabamos de alcanzar o las que aún tenemos como ambición de concretar. Nuestras aspiraciones podrían tener una cierta analogía con los escalones que iremos ascendiendo gradualmente en la vida.

La historia está plagada de casos de grandes personajes, que tuvieron que vencer una serie de obstáculos, de los más insólitos, para al fin hacer posibles sus ideales y aspiraciones en la vida, luchando incluso muchas veces contra sus propias inaptitudes y desventajas, para convertirse más tarde en lo que fueron.

Nos preguntaremos ¿logramos siempre nuestras aspiraciones?, la respuesta es lógicamente que  no siempre lo conseguimos.

Existe un grado de frustración al no alcanzar nuestras aspiraciones, sean estas de cualquier naturaleza; éstas frustraciones pueden tomar dos rumbos: 1.-) Asumimos y encaramos que no hemos logrado nuestras aspiraciones, que en definitiva no ganamos. 2.-) Nuestra frustración se nos presenta como un fracaso y nos “achicamos” ante la situación. Recordemos que siempre un fracaso de nuestras aspiraciones, por pequeñas que estas sean, nos preocupa, no deja de inquietar y conturbar nuestro espíritu.

En todas las edades de nuestra vida, las mismas aspiraciones y motivos, no tendrán el mismo significado siempre, es de suponer que van cambiando conforme vivimos y vamos obteniendo y logrando superar ciertos peldaños, por ejemplo, para un niño de 5 años, su aspiración más grande podría constituirse en volver a ver a su madre, que está ausente por un corto tiempo en otro lugar; mientras que para una joven de 16 años, su aspiración más grande podría ser ingresar a la Universidad, para un padre o madre, quizás será dejar un legado moral o  subjetivamente valioso a sus hijos, aunque éste no sea del orden material etc. Tampoco olvidemos que en la vida hay que saber perder y ganar; los juegos de nuestra infancia son una terapia muy aleccionadora en este sentido, allí es cuando comenzamos a avizorar las primeras sombras del fracaso y los primeros destellos del triunfo.

Como colofón, nada más exhortar al denuedo tenaz e incondicional, por ver realizadas nuestras aspiraciones, sin olvidar un importante aunque manido dicho: “Querer, es poder”. Sí, por nuestras aspiraciones, aunque arrecien las tormentas de la vida.

9 de junio de 1980.

Safe Creative #1104048893897
http://www.safecreative.org/work/1104048893897
REGISTRO DE PROPIEDAD INTELECTUAL

27
Nov
08

ENCUENTROS AFORTUNADOS

LEE ESTE ARTÍ CULO AQUÍ:

http://macpik2.wordpress.com/2010/04/13/encuentros-afortunados/

13
Oct
08

NADA

LEE ESTE ARTÍCULO AQUÍ: http://macpik2.wordpress.com/2010/02/16/nada/




VISITANTES

DERECHOS DE AUTOR Y ESCRITOS REGISTRADOS

Creative Commons License
macpik.weblog
Las figuras pertenecen a la red y los vídeos también, incluyo además algunos artículos de interés con los nombres de sus autores.

Copyscape

Protected by Copyscape Online Copyright Checker

Copyright

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

RED MUNDIAL DE ESCRITORES EN ESPAÑOL

Archivos

CITAS

-"Acostumbrarse es otra forma de morir" (DulceChacón).// -"Las grandes almas son como las nubes, recogen para repartir". (Kalidasa).// -"Arriesgarse es perder el equilibrio momentáneamente. No arriesgarse es perderse a uno mismo". (Sören Kierkegäard).// -"Pocos ven lo que somos, pero todos ven lo que aparentamos". (Nicolas Maquiavelo).// -"La integridad es lo correcto, aunque nadie nos esté mirando". (Jim Stovall).// -"Todo lo que das a otros te lo estas dando a ti mismo". (Anthony de Mello). -//"Quien no comprende una mirada, tampoco comprenderá una larga explicación" (proverbio Árabe) //Ahora rezo por que la verdadera naturaleza de cada ser sea revelada, que cada uno de nosotros vea claramente la verdad inherente y encuentre liberación de las cadenas del sufrimiento y las dificultades impuestas por las limitaciones de nuestra mente.’(Chagolud Tulku) //Lo único que temo de la muerte es que no me permita morir de Amor" (García Marquez)

CONTACTO

macpik4@hotmail.com
mayo 2017
L M X J V S D
« Jul    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Literatura, Música, Misceláneas, Pasados Imperfectos, Letras, Crónicas del Viento, Letras, Poemas, Meandros, Artículos Cotidianos, Artículos Literarios, Arte, Cine, El Cine de Oro Nunca Muere, Fragmentos, El Artista de Hoy.

VISITANTES DESDE/ 11/ AGOSTO/ 2009

PREMIO ESTRELLA AL BLOG

Por su aporte al Arte y a la Literartura. Entregado por las Chicas del Club de la Buena Estrella 2010.¡Gracias Chicas!.

PREMIO DARDOS:

Según lo dijo Taty, quien me lo entregó, era por fomentar la lectura y la amistad. Gracias Taty. Leerla en su blog: www.secuenciasdelalma.blogspot. com

NO MÁS PREMIOS

Agradezco la buena intención, pero este blog y ninguno otro nuestro, recibirá más premios o estímulos. Gracias. Gina

ESCLAVITUD ANIMAL

VEGANOS EN ACCIÓN

ANTITAURINOS


A %d blogueros les gusta esto: